Las tarjetas revolving se esconden en tu cartera

Podrías tener una y no saberlo

tarjeta revolving | revolving | tarjeta de credito | reclamar tarjeta revolving
Carlos Arbieto | Director de Marketing Madrid - 26 junio 2024

En la actual era consumista, las tarjetas de crédito se han vuelto indispensables, pero no todas son iguales. Existe una variedad que puede estar oculta en tu cartera sin que te des cuenta: las tarjetas revolving. Estas “tarjetas mágicas” permiten comprar ahora y pagar después, pero tienen un lado oscuro en su funcionamiento.

Naila y la Tentación del “Estilo”

Imagina a Naila, una joven profesional que disfruta de la moda y las últimas tendencias. Un día, mientras compraba en su tienda favorita, se le ofreció una tarjeta de crédito revolving con la promesa de “pago en cómodos plazos”. Emocionada por la idea de poder adquirir las prendas que tanto le gustaban y pagarlas cómodamente, Naila no se detuvo a leer los términos y condiciones del contrato. Mes tras mes, realizaba el pago mínimo requerido, sin percatarse de que los intereses aplicados sobre el saldo pendiente eran mucho más altos que los de una tarjeta de crédito convencional.

Lo que comenzó como una solución atractiva pronto se convirtió en una carga financiera difícil de manejar. Aunque Naila ajusta su presupuesto mensual para cumplir con los pagos, cada vez que revisa el estado de su tarjeta, la deuda misteriosamente no baja.

Víctor y la Trampa de la “Flexibilidad”

Por otro lado, Víctor es un entusiasta de los videojuegos. Compró una nueva consola con una tarjeta que prometía “flexibilidad financiera”. Con el paso de los meses, se da cuenta de que el saldo apenas disminuye, a pesar de sus esfuerzos por cumplir con los pagos mensuales. Los intereses se multiplican, convirtiendo su compra en una deuda creciente.

Detrás de estos relatos cotidianos que parecen un show se esconde un problema mayor. Las tarjetas revolving, con sus intereses desorbitantes y comisiones ocultas, representan una trampa financiera para muchos de nosotros.

Estas tarjetas suelen promocionarse en bancos o centros comerciales con términos como “pago en cómodos plazos”, “cuota fija mensual” o “pago aplazado a cuota fija”, lo cual suele ser un indicativo de una tarjeta revolving.

A pesar de que las tarjetas de crédito están reguladas y el Banco de España estipula que los tipos de interés deberían moverse entre el 7% y el 11%, no es raro encontrar tarjetas revolving que superan con creces el 20% TAE. Incluso algunas de ellas, más antiguas, pueden alcanzar tasas aún más elevadas. Además, estas tarjetas acumulan mensualmente comisiones elevadas, lo que perpetúa un ciclo de deuda preocupante.

Si leyendo este artículo dices “¡Jolín, creo que tengo una de estas tarjetas en la cartera!”, déjame decirte que no estás solo. Muchos consumidores, atraídos por las promesas de facilidad y flexibilidad, se encuentran en una situación similar.

En DMD Asesores somos tu aliado contra las tarjetas revolving. Comprendemos las complejidades de estas tarjetas y estamos aquí para ayudarte. Ofrecemos asesoramiento gratuito y profesional, así como soluciones prácticas para quienes buscan liberarse de esta carga financiera. Nuestro equipo de abogados especializados en derechos bancarios está comprometido a proporcionar claridad y apoyo a aquellos que necesitan recuperar el control de sus finanzas.

tarjeta revolving | revolving | tarjeta de credito | reclamar tarjeta revolving